Boda en Orihuela

No hay obstáculo que nos pare, ni chaparrón que nos moje, ni perro que nos ladre.

La lluvia torrencial de la mañana no nos hacía presagiar la espléndida tarde que nos permitió disfrutar de la preciosa boda de Ingrid y Ramón. El oficio del Padre Miguel Ángel, nos hizo sentir a todos la calidez de una ceremonia entrañable. Y, como postre, la espectacular actuación de Al Relente, con nuestro querido Ramón al cajón.

Una boda difícil de olvidar.

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: